Blog New Era | 10 Grandes Dúos Padre-Hijo del Deporte (1/2)

Esto es una imagen de prueba de gorras

Jordan, Schumacher, Beckham, Agassi o Ruth. Sin importar cuál fuera su nombre, todos los que amamos el deporte tuvimos un personaje de este medio que se convirtió en nuestro héroe de la infancia gracias a sus increíbles hazañas.

Se acerca el Día del Padre y, con motivo de esta celebración, New Era se dio a la tarea de buscar aquellos deportistas que, además de ser el héroe de miles de niños alrededor del mundo, dejan el bate, los tenis, la raqueta o los shoulders para convertirse en otra clase de héroe, uno que brinda cariño, cuidado y dedicación, uno al que cotidianamente llamamos papá.

La lista sería larguísima, es por eso que se las vamos a poner fácil y nos limitaremos a presentarles a 10 personajes que han logrado transmitir a sus hijos su pasión por el deporte a tal grado que éstos también llegaron a ser atletas profesionales.

 

#6 Joe y Kobe Bryant

Si te estás preguntando "¿por qué este conteo comienza en el #6?", quiere decir que no le has echado un ojo a la primera parte, así que aquí te dejamos a los primeros cinco Grandes Dúos Padre-Hijo del Deporte.

¿Listo? Ok, continuemos.

 

Joe "Jellybean" Bryant es un exjugador de la NBA que portó el jersey de los Houston Rockets, Philadelphia 76ers y los San Diego Clippers, acumulando un total de cinco mil 252 puntos y dos mil 441 rebotes en ocho temporadas.

El hijo de Joe es el recién retirado Kobe Bryant, quien fungiera como el pilar principal sobre el que Los Angeles Lakers edificaron una dinastía que conquistó múltiples títulos de la NBA durante las 20 campañas en las que “Black Mamba” vistió el dorado y púrpura.

Kobe lo ganó prácticamente todo: cinco anillos de campeonato; Jugador Más Valioso en la Temporada 2008 y de Las Finales del 2009 y 2010; elegido 18 ocasiones al Juego de Estrellas y en cuatro fue nombrado MVP; campeón del Slam Dunk Contest de 1997 y Mejor Anotador en las Temporadas 2006 y 2007, entre muchas otras distinciones que lo harán estar en el Salón de la Fama del Baloncesto.

 

#7 Bobby y Brett Hull

Este es, sencillamente, el mejor dúo padre-hijo de la NHL. ¿Por qué? Se los reduciremos a unas cuantas líneas.

Bobby y Brett son la única pareja padre-hijo que ha sido condecorado con el Hart Memorial Trophy (Jugador Más Valioso) y con el Lady Byng Memorial Trophy (Deportividad/civismo dentro de la cancha). Por si esto fuera poco, los Hull fueron inducidos al Salón de la Fama, Bobby en 1983 y Brett en 2009.

Bobby Hull anotó un total de 610 goles en su carrera (NHL y WHA), mientras que Brett es el tercer mejor anotador de todos los tiempos en la NHL con la brillante cifra de 741.

 

#8 Bill y Luke Walton

Campeón en el baloncesto colegial de los Estados Unidos en 1972 y 1973, dos veces campeón de la NBA con los Portland Trail Blazers (1977 y 1986), Jugador Más Valioso de Las Finales de 1977 y de la Temporada 1978, son algunos de los títulos y distinciones de Bill Walton, suficientes para ser inducido al Salón de la Fama del Baloncesto en 1993.

Luke, su hijo, se ha encargado de continuar el legado del apellido Walton conquistando un bicampeonato como jugador con Los Angeles Lakers (2009 y 2010)  y un título más en 2015 ya como asistente del Coach Steve Kerr con los Golden State Warriors; además, con esta franquicia batió el mejor récord de la NBA impuesto en 1996 por los Bulls de Michael Jordan al terminar la Temporada 2016 con marca de 79-9.

 

#9 Bobby y Barry Bonds

Si bien Bobby Bonds recibió el Guante de Oro en tres ocasiones, fue All-Star en otras tres y bateó la nada despreciable cantidad de 332 home runs a lo largo de 14 campañas en la MLB, Barry, su hijo, lo superó con creces hasta convertirse en una leyenda de Las Grandes Ligas.

Barry Bonds es el líder histórico de ‘vuelacercas’ de La Gran Carpa con un total de 762 y posee un impresionante porcentaje bateo de .298 en 22 temporadas como profesional. Además, fue convocado al Juego de Estrellas en siete ocasiones, ocho veces condecorado con el Guante de Oro y siete más como el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Un auténtico ‘monstruo’ del diamante que siempre tendrá la mancha del escándalo por dopaje.

 

#10 Archie, Peyton e Eli Manning

Este no es precisamente un dúo, sin embargo, no podíamos dejar a estos muchachos fuera.

Archie comenzó a escribir la historia de los Manning cuando en 1971 llegó a la NFL para ser el quarterback de los New Orleans Saints, Houston Oilers y por último de los Minnesota Vikings, con quienes se retiró en 1984, finalizando su carrera con una marca de 35-101-3, 23 mil 911 yardas aéreas y 125 pases de anotación.

El siguiente de los Manning en llegar a los emparrillados de la NFL fue su hijo Peyton, quien aterrizó en los Indianapolis Colts como primera selección global del Draft de 1998 para imponer récords y ganarlo todo.

Como mariscal de campo de los Colts, Peyton se convirtió en Novato del Año, fue nombrado Jugador Más Valioso en cuatro ocasiones y disputó dos juegos de campeonato, ganando uno de ellos, el Super Bowl XLI.

El mayor de los hermanos Manning se enfundó en el jersey de los Denver Broncos en 2012 luego de haberse perdido la campaña anterior por una grave lesión en el cuello. A su regreso, consiguió su quinto nombramiento como Jugador Más Valioso (2013); en 2014 se convirtió en el líder de todos los tiempos en pases de touchdown (539) y, finalmente, coronó su exitosísima carrera alzando el trofeo Vince Lombardi en el Super Bowl 50.

Por su parte, Eli, también llegó a la NFL con los todos los reflectores sobre sí, pues fue la selección global número uno del Draft del 2004, elegido por los New York Giants.

Apenas tres años después de su debut, en 2007, Eli venció a los New England Patriots en el Super Bowl XLII, quienes se convertirían en sus ‘clientes’, pues en 2011 volvieron a caer ante la escuadra comandada por el menor de los Manning en el Super Bowl XLVI.

 

Categorías:
No se aceptan más comentarios